Translate

domingo, 4 de diciembre de 2016

Terreus - 2012

Hoy le toca el turno al vino tinto más exclusivo de las conocidas Bodegas Mauro: el Terreus de la añada de 2.012. Otro de los vinos 'aristocráticos' del blog gracias al regalo de cumpleaños de mi querida esposa...

Bodegas Mauro fue fundada en 1.978, por su propietario y enólogo Mariano García, el reconocido enólogo durante largo tiempo de Bodegas Vega Sicilia. Está ubicada en a localidad de Tudela de Duero, Provincia de Valladolid, a unos 17 km al este de la capital de la Provincia, cercana a la demarcación demarcación de la D.O. Ribera de Duero, ya que su borde occidental se encuentra a escasos 20 km, que es la distancia a la zona de Quintanilla de Onésimo, cuna de grandes vinos de la mencionada D.O. Los vinos de esta bodega están protegidos por la I.G.P. Vinos de la Tierra de Castilla y León, de la cual ya habíamos hablado brevemente en la entrada del Abadía Retuerta.

Fuente: www.bodegasmauro.com

La Bodega se fundó primeramente en una casona del S. XVII, con naves de crianza y embotellado subterráneas que desde 1.980 producen los vinos de la bodega. En 2.004 la elaboración pasó a un vanguardista edificio de nueva construcción en la misma localidad. El hijo de Mariano, Eduardo, trabaja con su padre en este proyecto como en el de Toro (Maurodos). Mariano García comparte proyectos con Viñedos de la Casa Masaveu (empresa de inversión en diferentes ramos industriales y financieros) en Bodegas Leda y en Aalto.

Fuente: www.bodeboca.com

Hoy en día produce unos 270.000 l de vino anuales con las uvas provenientes de sus 55 ha de viñedo, distribuidos entre sus cuatro productos principales:

- Mauro: 90% Tempranillo y 10% Syrah con 16 meses de barrica.

- Mauro VS: 100% Tempranillo con bajo rendimiento (3.000 a 5.000 kg de uva por ha) con 33 meses de barrica.

- Terreus: 100% Tempranillo con una elaboración de la que hablaremos más adelante.

- Mauro Godello (blanco): 100% uvas de la variedad de su nombre, procedentes de viñas jóvenes, criado sobre lías durante 8 meses.

El Terreus se elabora, como comentábamos, exclusivamente con uvas de la variedad Tempranillo, procedentes de la finca denominada Paraje de Cueva Baja, por lo que se puede considerar un vino de pago, ya que dicho viñedo (con cepas de entre 80 y 100 años de edad) consta de solo 3 ha aproximadamente, con rendimientos imferiores a los 3.000 kg/ha, con una crianza de 24 meses en barricas de roble francés, y un resultado de solo 9.800 botellas.

El Wine Advocate de Robert Parker calificó esta añada con 97 puntos y la Guía Peñín con 96.

El producto viene presentado en una hermosa botella bordelesa Imperiale, muy oscura, con una elegante etiqueta rectangular alargada sobre la mayor parte del cuerpo de la botella, con dos tercios de la misma en fondo blanco y simplemente el nombre del vino en caracteres rojos y el tercio inferior en color negro con la añada y el nombre de la finca en caracteres blancos.

La etiqueta trasera es más grande, más convencional en su contenido, que refleja e nombre. añada y finca en la parte alta, para en el centro hacer mención a la I.G.P. a la que se encuentra adscrito el vino, seguida de los datos de contacto de la bodega y el contenido de la botella de 750 ml y graduación alcohólica del 14,5%.


























Visualmente, el Terreus de 2.012 nos presenta un color picota muy profundo, límpido y brillante, con reflejos violáceos a pesar de su tiempo de guarda, de capa muy alta que degrada hacia el granate con persistentes tintes violeta. La agitación de la copa produce múltiples lágrimas que baja por la pared a velocidad media-rápida.

En boca nos encontramos con un vino muy frutal, con predominancia de frutos rojos maduros, donde las cerezas y las fresas muy maduras abren paso a complejas y punzantes notas especiadas, tanto dulces (regaliz), como aromáticas (clavo). Al fondo se aprecian maderas muy finas, pero sorprendentemente tenues para un tiempo de guarda tan largo, que le aportan frescura.

En boca es homogéneo, tiene un cuerpo medio tirando a ligero, acidez muy bien controlada, taninos vivos pero amables y afinados, con mucho desarrollo por delante. Tiene muy buena longitud y su permanencia es más que suficiente. En retrogusto la frutosidad sigue siendo protagonista.

Es un vino que me sorprende porque a pesar de la procedencia de sus uvas y su tiempo de crianza presenta características de vino joven en cuanto a su color, textura y aroma. Se puede combinar realmente con lo que te apetezca: tapas, carnes fuertes, elaboradas y especiadas. Un vino moderno y de calidad que lo hace una apuesta segura en cualquier situación.

Su precio de unos 80 € está, en mi opinión, justificado por la cuidada y exclusiva elaboración del producto, aunque en esa banda tiene una fiera competencia.

Le doy una nota alta de 7,5/10, y creo, como el equipo de Robert Parker, que el tiempo en botella aportará muchos más matices y calidad a este gran vino de guarda, que quizá yo he abierto demasiado pronto. Os recomiendo, si os haceis una botella (tendría que ser a corto plazo para poder conseguir esta añada), que la guardeis para dentro de unos años en una celebración importante.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Finca Teira - 2015

Voy a permitirme la 'frivolidad' de inaugurar la D.O. Ribeiro en el blog con un vino tinto, en vez de un blanco, que sería lo normal. Y lo hago con un producto de Adega Manuel Formigo, que me ha llamado la atención por su buena calidad en una zona de clara del vino blanco que da nombre a esta D.O.

La D.O. Ribeiro está localizada en el borde noroccidental de la Provincia de Ourense, en la Comunidad de Galicia, en las confluencias de los valles de los ríos Miño, Avia y Arnoia. Contiene unas 2.800 ha de viñedo, más de 6.000 viticultores y más de 100 bodegas en 14 municipios entre los que destaca el de la propia capital de la Provincia. Posee un clima de transición atlántico-mediterráneo, con un índice pluviométrico alto, pero con la característica de que en los 3 meses de maduración del fruto de la vid este cae en picado. El suelo es fundamentalmente de origen granítico con bajo nivel de materia orgánica, lo cual favorece también la calidad de las uvas. Un 85% de su producción es de vino blanco, un 10% de vino tinto y un 5% del total de casi 20 millones de litros al año de producción corresponden a vinos tostados (vino naturalmente dulce proveniente de uvas pasificadas a cubierto), que son los únicos tipos protegidos por la D.O.

El cultivo de la vid supone la principal fuente de riqueza de la zona. Se conoce documentalmente que en el S. II antes de Cristo ya se elaboraban vinos de Ribeiro. El paso de los romanos favoreció, como en tantos otros sitios, la viticultura, y también hay que darles crédito a los monjes del Císter que se asentaron en San Clodio, así como a los del Monasterio de Oseira, que se dedicaron al estudio de las variedades autóctonas. El esplendor de la zona llegó en los S. XV y XVI, cuando el vino de la zona se exportaba al resto de España, a Francia, Portugal, Italia y, en especial, a Gran Bretaña, así como al Nuevo Continente recientemente 'descubierto' y colonizado. En 1.850 la plaga del oídium hizo mella en el viñedo del Ribeiro, uniéndose también el mildiu y la filoxera en 1.892. Las variedades autóctonas empezaron entonces a dar paso a variedades de menor categoría pero más sufridas, y a raíz de ello el viñedo perdió parte de su protagonismo y favoreció la endémica emigración de la población de la zona.

Actualmente el Ribeiro resurge apostando de nuevo por las variedades nativas, gracias a programas de reconversión del viñedo y la implantación de la tecnología vitivinícola moderna.

El Consejo Regulador tiene su origen en las ordenanzas Municipales de Ribadavia de 1.594, y se establece la D.O. Ribeiro en 1.933, siendo aprobado su primer reglamento en 1.957. Tiene su sede sede en la población de Ribadavia, a 30 km al oeste de la capital de la Provincia.

El Reglamento establece, como variedades autorizadas las siguientes:

- Blancas: Treixadura, Palomino, Torrontés, Godello, Macabeo, Albillo, Loureira y Albariño. La Treixadura se establece como variedad preferente.

- Tintas: Caíño tinto, Caíño Bravo, Caíño Longo, Garnacha Tintorera, Ferrón, Sousón, Mencía; Tempranillo y Bracellao, siendo los Caíños las variedades preferentes.

Fuente: www.cenllemovese.es.tl

Las prácticas de cultivo permiten una densidad máxima por ha de 7.000 cepas y 300 quintales métricos de uva/ha. En las parcelas destinadas a la producción de vinos tostados la densidad de producción máxima puede aumentar hasta las 12.000 kg/ha. Las presiones de obtención de mostos permitirán un rendimiento no superior a los 70 l por cada 100 kg de uva.las características permitidas en los vinos incluyen el %volumen de alcohol, la acidez total, los azúcares residuales y la acidez volátil para cada tipo de vino.

La Adega Manuel Formigo, ubicada a solo 6 km al norte de Ribadavia, procede de la estrecha relación que la familia Formigo de la Fuente mantiene desde hace varias generaciones con el vino de la Región. Después de formar parte durante las dos últimas décadas de una bodega de corte industrial, decidieron fundar en 2.006 una nueva bodega de colleiteiro, como se denomina en la región a aquellas instaalaciones en las que el propietario se encarga de todo el ciclo de la producción hasta la comercialización, únicamente utilizando uva de su propia cosecha. Estamos, por lo tanto, hablando de vinos de Autor o de Terroir tan de moda últimamente. De hecho, la bodega se sitúa en la antigua casa familiar, de más de 200 años de antigüedad. En dicha casa cuentan con modestas pero modernas y completas instalaciones para la fermentación, con depósitos de acero inoxidable con control automático de temperatura, prensa neumática, línea de embotellado y hasta su propio laboratorio. La dirección de la empresa se encuentra a cargo de los enólogos María del Carmen de la Fuente y Agustín Formigo.

Fuente: www.wine-times.com

Sus vinos se producen con uvas cosechadas en las fincas Miñoteira (1,5 ha de variedades fundamentalmente blancas entre las que destaca Treixadura con cepas de más de 30 años), Portela (un poco más pequeña que la anterior, con variedades blancas con edad de 15 años), Pousos (0,7 ha de reciente plantación - 5 años - destinada a los vinos tintos con variedades como Caíño, Tinttilla, Ferrol, Sousón o Brancellao), y otras más pequeñas de pequeño tamaño esparcidas por el municipio de Beade (Pereiro, Barbaña, Badengua, Barcas y Rebodego).

Los vinos que actualmente elabora y comercializa la bodega son:

- Formigo Blanco: producción de 7.000 litros de Treixadura, Palomino fino, Godello, Torrontés, Albariño y Loureira.

- Finca Teira Blanco: 10.000 l de Treixadura (65%), Godello (20%) y Torrontés (15%)

- Teira X Blanco: 3.000 l de Treixadura (605), Alvilla (15%), Albariño (15%) y Loureira (10%)

- Finca Teira Tinto: 2.500 l de Sousón (40%), Caíño Longo (30%), Brancellao (15%) y Garnacha (15%).

Parte pues, nuestro vino de hoy, de un interesante coupage de variedades tintas mayoritariamente locales.

Hablemos un poco de la variedad Sousón, mayoritaria en nuestro vino. Es una de las uvas tintas autóctonas en auge en Ribeiro, actualmente la de producción mayoritaria. Tiene un gran potencial polifenólico y coloración intensa, sus vinos pueden alcanzar altas graduaciones de entre 12,5 y 14%, con una excelente acidez total de 6 - 8 g/l. Aromáticamente destacan la presencia de frutos negros como la mora y el cassis y florales, de intensidad moderada. Se complementa aromáticamente con otras variedades de la zona y posee excelente aptitud para su crianza en madera. ¿Estarán estas características presentes en el Finca Teira? Lo veremos en los siguientes párrafos...

Por su parte, el Caíño Longo es la segunda variedad tinta en producción en Ribeiro. Alcanza graduacionesde 12% y una excelente acidez de 6 g/l. Proporciona, en combinación con otros vinos de mayor estructura, marcados tonos frutales y florales.

El finca Teira tinto se elabora con las variedades antes mencionadas, en su mayoría procedentes de la finca Pousos y una parte de la finca Miñoteira, que se recogen en vendimia manual con selección de racimos en la misma cepa, con transporte de corta duración (5 minutos) a granel en tractores con carga de menos de 1.500 kg para mantener la integridad de la uva. El encubado de la uva estrujada con dos remosntados diarios aireados al principio de la fermentación, para realizarlos posteriormente en cerrado. Desencubado a una densidad de 1020 para terminar la fermentación sin bagazo (hollejos).

El vino se presenta comercialmente en una botella bordelesa con el cuello más delgado de lo habitual, con una etiqueta principal blanca, casi cuadrada y no muy grande, que en la parte superior izquierda contiene el nombre de la Bodega (destacadas sus iniciales con caracteres rojos) y la palabra gallega colleteiro (palabra gallega que significa cultivador). En la parte central se observa el nombre del vino, con la palabra Teira destacada en rojo. En la parte baja aparece la mención a la D.O. a la que pertenece. En la esquina inferior derecha aparece una hormiga roja, en referencia a la traducción al español del término gallego 'formiga'.

La etiqueta trasera, también blanca pero rectangular, nos muestra en la parte superior el nombre y tipo del vino. En la zona central aparece un párrafo en gallego que nos habla de las variedades con las que está elaborado y las fincas de las que proceden, para terminar con los datos dela bodega en la parte baja, y los contenidos de alcohol de 12% y de la botella en las dos esquinas inferiores de la etiqueta.

Visualmente, presenta un color picota muy oscuro, brillante y sin defectos, de capa muy alta y marcado tinte violáceo. tiene un ribete muy breve que desemboca en un granate violáceo muy marcado. La agitación de la copa da como resultado la aparición de múltiples lágrimas con caída más bien rápida por la pared de la copa.
Aromáticamente, se trata de un vino de intensidad media a copa parada, que despliega un notable aroma predominante de frutos rojos silvestres bastante maduros en cuanto se agita un poco. En esta fase se corresponde perfectamente con lo esperable de un vino joven. Tiene también un marcado acento vegetal, en el que el pimiento está presente, y claras notas especiadas de pimienta y clavo. Al fondo se descubre un toque ligeramente floral.

En boca, se trata de un vino homogéneo, con buena acidez, taninos bastante aterciopelados, dulces y con un tacto muy agradable. Tiene un cuerpo medio, y resulta fresco. Una cierta longitud y permanencia suficiente.

Me parece adecuado para combinar con tapas más o menos elaboradas, arroces melosos e incluso para un agradable chateo. Lo veo un vino con la sencillez frutal y con alta identificación al terreno que está de moda en nuestros días.

Su precio de alrededor de 8,5 € está dentro de lo aceptable en un vino de pequeña producción y para la calidad que nos ofrece.

Su buena presentación y más que aceptable calidad lo hacen merecedor de una calificación de 7/10.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Presentación Bodegas El Inicio

Esta semana tuve la oportunidad de asistir a la cata-presentación de los vinos de Bodegas El Inicio, en el conocido Restaurante Casa Angel, de Leganés, que además del local aportó magníficos alimentos para la cata y maridaje de los vinos: jamón ibérico de la cordobesa D.O.P. Los Pedroches, queso y carnes variadas.

La presentación corrió a cargo de uno de los socios de la bodega, Alfonso Velasco, quien nos habló en primer lugar sobre los orígenes de la bodega, como producto de la colaboración con el enólogo Angel Luis Margüello, ambos procedentes de la conocida y exitosa Bodega Real Sitio de La Ventosilla, más conocida con el nombre del Grupo Prado Rey, sobre la cual hablamos en la entrada del Prado Rey Elite. De hecho, el padre de Alfonso fundó la mencionada bodega en los terrenos que el propietario de la misma, Javier Cremades, adquirió a su familia, mientras que Angel Luis era el Director Técnico y enólogo de la misma. El tercer socio es D. Luis Alvarez Martín.

Por lo tanto, nos encontramos con un nuevo proyecto de expertos profesionales en el mundo vitivinícola de la Ribera del Duero.

La filosofía de la nueva Bodega, fundada en 2.008, es la producción de vinos de guarda de alta calidad, elegantes, suaves y fáciles de beber.

Fuente: www.bodegaselinicio.com

La bodega se encuentra a la sombra del hermoso y famoso Castillo de Pañafiel, en la ladera opuesta a la conocida Bodegas Protos, y los socios la construyeron sobre una antigua venta de vinos a granel.



























Una vez introducida la bodega y su filosofía, Alfonso realizó un primer resumen de los productos de la Bodega, que no se limita a la D.O. ribera del Duero, sino que elabora vinos en otras D.O. como Jumilla, Rías Baixas y Rueda. La alineación actual de vinos de la Bodega la conforman:

- Rivendel Roble y Crianza: ambos 100% Tempranillo.

- Admiración Selección Especial: vino de autor 100% Tempranillo, que según Alfonso solo se produce en los años de uva de calidad excepcional.

- Pluma Blanca: Verdejo 100% de la D.O. Rueda.

- Casper: Monastrell 100% en la D.O. Jumilla.

- Elas: Albariño criado sobre lías en la D.O. Rías Baixas.

- Vis a Vis: Frizzante 100% Verdejo

La cata se realizó sobre 4 de los vinos de la bodega: el Pluma Blanca, los dos Rivendel y el 'buque insignia' Admiración. Seguramente realizaré artículos sobre los dos que más me gustaron, que fueron el Rivendel Crianza y el Admiración, aunque eso no significa que tanto el Pluma Blanca como el Rivendel Barrica no resultaran vinos de calidad, dignos representantes de la filosofía de la bodega.


Alfonso, con su facilidad de palabra y simpatía, intercaló anécdotas y datos de la bodega con una explicación de los medios de producción con los que cuentan, sus prácticas enológicas, así como detalles sobre la elaboración de cada uno de los vinos y las características fundamentales de cada uno de ellos.

Resultó interesante conocer, por ejemplo, el por qué del nombre Rivendel, que Alfonso tomó de la tierra de los Elfos de la conocida saga del Señor de los Anillos, la participación de Angel Luis en la 'invención' de los vino Barrica, las limitaciones para realizar cualquier modificación en la bodega, a la que tuvieron incluso que pintar de uno de los solamente dos colores que les permitía el Ayuntamiento, la intención de la bodega de ampliar su parque de barricas con maderas procedentes de Europa del Este, etc.

A destacar la propuesta de Alfonso de ser interrumpido y de admitir observaciones en su exposición, favoreciendo la participación y aportación de los comensales, lo que dio como resultado una actividad muy entretenida y enriquecedora.

Personalmente, tuve la oportunidad de hablar con Alfonso durante un rato, demostrando ser una persona abierta y con un conocimiento profundo de las interioridades de la industria del vino. Una charla muy amena e instructiva que le agradezco personalmente a través de estas líneas.

Por estas razones, recomiendo ampliamente la asistencia a actividades promocionales de esta joven bodega y la prueba de sus productos, de buena calidad a precios competitivos.







martes, 1 de noviembre de 2016

Martúe - 2011

Hoy nos estrenamos la D.O. Pago Campo de La Guardia, con un estupendo tinto de Bodegas y Viñedos Martuela, S.L., el Martúe de la añada de 2.011.

Los viñedos de la bodega se encuentran ubicados en la localidad de La Guardia, a unos 60 km al este de la ciudad de Toledo. Los viñedos constan de dos fincas:

- Finca Campo Martuela, con 30 ha, iniciada en 1.990 con la variedades Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Petit Verdot, Merlot y Syrah.

- Finca El Casar, con 51 ha desde el año 2.000 con las mismas variedades tintas de la anterior, y además la tinta Malbec y la blanca Chardonnay.

El fundador de la empresa, Fausto González, acometió en 2.000 la construcción de la bodega y en 2.001 se presentó el vino de la primera cosecha: el Martúe 2.001. La prestigiosa calificación de Vinos de Pago (ya hablamos sobre lo que significa esta Denominación en la entrada del Las Ocho, de Chozas Carrascal.

La empresa se ha ampliado con la adquisición de Bodegas y Viñedos Nieva, en la provincia de Segovia, bajo el amparo de la D.O. Rueda.

Fuente: www.martue.com

La Bodega de La Guardia está equipada con los más modernos avances técnicos, y cuenta con depósitos de acero inoxidable con temperatura controlada para la vinificación, así como un parque de 1.000 barricas nuevas y seminuevas de roble francés y americano.

La bodega produce y comercializa los siguientes vinos:

- Martúe (Cabernet Sauvignon aproximadamente al 45%, Petit Verdot, Tempranillo y Merlot entre el 15 y 20% y un toque de Syrah del 3%)
- Martúe Syrah
- Martúe Chardonnay
- Martúe Especial (Merlot, Cabernet Sauvignon y Syrah alrededor del 30% cada una y el resto de Malbec.

Nuestro vino de hoy, el Martúe de la añada de 2.011, se ha producido con cada variedad vinificada por separado a temperatura controlada con 'largas maceraciones' y una crianza de 10 meses en barricas de roble francés y americano. El vino no ha sido sometido a fuertes procesos de estabilización y filtrado.


























El producto viene presentado en una botella bordelesa de color verde oscuro, con una pequeña etiqueta frontal blanca con leves líneas grisáceas, en la que se aprecia la añada en la parte superior, el nombre del vino en la zona central en caracteres grandes, superpuesta a la silueta de un violinista, seguida de la mención a la D.O. y el logotipo de la bodega en rojo en la parte baja.

La etiqueta trasera, más grande que la principal, aporta información sobre el vino en la parte izquierda: nombre y añada, finca de origen de la uva, características principales de su vinificación y temperatura de servicio recomendada. En la parte derecha se muestran los datos de la Bodega, la mención a la D.O. y los contenidos de la botella (750 ml) y de alcohol del 14,5%.

Una presentación muy sobria y elegante: me ha gustado sobre todo la estructura y contenido de la etiqueta trasera.

Hablemos ahora del contenido de la botella. A la vista, nos encontramos con un vino de color picota oscuro, de capa muy alta y ribete que degrada a color granate. Su agitación de la copa produce múltiples y gruesas lágrimas con caída más bien rápida por la pared de la copa.

De intensidad aromática media a copa parada, su movimiento nos ofrece aromas dominantes de fruta negra muy madura, y a continuación apreciables notas de maderas nobles, caja de puros, y especias dulces como canela y cacao tostado, con un toque final licorizado, que se confirma en el postgusto. Se trata de un vino aromáticamente complejo y de calidad.

La sensación en boca es de un vino suave, homogéneo en lengua y papilas, de tacto untuoso. Nos ofrece unos taninos golosos, sedosos y maduros, los calificaría de redondos. Su final tiene una buena longitud y permanencia notable. Me recuerda algún vino portugués del Douro (Duero). Da la impresión de que el tiempo que ha permanecido en la botella le ha venido muy bien, y se encuentra en un momento de consumo óptimo.

Se comporta de manera óptima con entrecot a la plancha o a la parrilla, y da buen resultado al final de la comida con chocolate negro.

Su precio de 7,5 € nos habla, como bien promociona la misma bodega, de un vino de relación calidad/precio excepcional. Doy fe de ello, para mi es un producto bastante bien conseguido y que tiene la calidad de un vino de más de 20 € en nuestro mercado.

Le doy un gran 8/10, ya que por ese precio es obligatorio probarlo.

domingo, 23 de octubre de 2016

Lágrima - Bonarda 2010

Hoy volvemos a revisar un producto internacional, concretamente argentino, y elaborado con una variedad que no había probado antes y, por lo tanto, debutante en el blog. Se trata del Lágrima, monovarietal de Bonarda, de la añada de 2.010, elaborado por Bodegas Argenceres, S.A. en la localidad de San Rafael, Provincia de Mendoza.

El Lágrima es un Vino con Indicación de Procedencia (IP) Mendoza, que es como una clasificación regional de los vinos, que es como la escala base en Argentina de clasificación de los vinos. A continuación, en una pirámide imaginaria de calidad, estarían los vinos con Indicación Geográfica (IG), culminando con los vinos con Denominación de Origen Controlada (DOC). En la Provincia de Mendoza son dos las áreas con calificación DOC: Luján de Cuyo y San Rafael.

San Rafael se encuentra a unos 230 km de la capital de la Provincia, en medio de un paisaje de valles, ríos y montañas, es una Región con clima continental semiárido, con escasas precipitaciones, baja humedad y con una marcada amplitud térmica, que favorece el desarrollo de uva de gran calidad. Su altura se ubica entre los 600 y 800 m sobre el nivel del mar,


Fuente: www.winesofargentina.org

Bodegas Argenceres es un proyecto familiar español, creado en 2.004 por la familia Marchal-Puchol (Grupo Portichol), cuyos comienzos se dieron en el sector lácteo, que ha desarrollado 3.400 ha de olivar y 120 h de viñedo, en la Finca Las Aguaditas de la localidad de San Rafael. La bodega elabora sus vinos exclusivamente con los frutos de las 120 ha de dicha finca.

Fuente: www.winesofargentina.com

Las variedades que cultiva la Bodega son: Malbec, variedad tinta estrella del viñedo argentino, la Bonarda, que es la de nuestro vino de hoy y que comentaremos a continuación, Cabernet Sauvignon, Syrah, Pinot Noir, y las blancas Chardonnay y Sauvignon Blanc.

Los vinos que produce la empresa son:

- La colección de vinos varietales Lágrima, de cada una de las variedades mencionadas en el párrafo anterior.

- Dramatis Personae: vino de autor, con la interpretación del enólogo Fabricio Orlando, en el que se conjugan en las diferentes añadas el mejor equilibrio del ensamblaje entre las distintas variedades del viñedo, partiendo de las tradicionales Malbec y Bonarda, con la aportación de los nuevos viñedos de Syrah y Cabernet Sauvignon.

- Selecto: vinos premium de la bodega, que se adjudican a los mejores resultados del Dramatis Personae y del Lágrima de Malbec.

- Nº 7: vinos jóvenes con la base de la Bonarda y Malbec complementadas con Syrah y Cabernet Sauvignon.

El nombre de Lágrima para la familia de nuestro vino de hoy viene del concepto utilizado en la cata para nombrar las gotas de vino que caen por la pared de la copa, y que dan la idea de la untuosidad del vino, dada por el glicerol que compone de forma natural el vino.

La variedad Bonarda, con la que está elaborado nuestro vino de hoy, es la segunda variedad más cultivada en la Región de Mendoza. Existen dudas obre su origen, que se relaciona geográficamente con el Piamonte Italiano o la Alsacia Francesa. La variedad produce un vino noble, fácil de beber, con buen cuerpo y color, con aromas afrutados y sutiles acentos anisados. Al ser un vino ligero y relativamente bajo en taninos, es ideal para consumir en su año de elaboración. También se utiliza en coupages, formando un corte típicamente argentino con la variedad Malbec.

La uva Bonarda de Bodegas Argenceres proviene de viñedos viejos (más de 30 años) cultivados en parrales tradicionales, con sus uvas vendimiadas a mano y recogidas en cajas de no más de 20 kg. Las uvas se recogen en horas tempranas y rápidamente se trasladan a la bodega, donde se seleccionan los frutos. Después del despalillado se procesa la uva y el mosto por sistemas de gravedad, sin el uso de bombas en esta fase del proceso, lo que reduce la presencia de oxígeno. La fermentación se realiza en pequeñas piletas ubicadas bajo el nivel del suelo. La crianza se realiza, de forma genérica en la bodega, en barricas de roble francés y americano. No se especifica si este vino en particular tiene algo de barrica, de qué tipo y por cuanto tiempo. Dados los aromas achocolatados y de madera del vino, apostaría que tiene un paso por barrica, aunque sea leve, aunque no he podido encontrar referencia alguna a este hecho.

El producto se comercializa en una botella bordelesa tradicional de color verde, con una larga y estrecha etiqueta frontal de color blanco que ocupa la mayor parte del cuerpo de la botella. En la etiqueta se observa y gran ojo en primitivos trazos del cual se desprende una lágrima de color granate y que recorre gran parte del largo de la etiqueta. Un poco más abajo del centro de la etiqueta se uede observar el nombre del vino caracteres rojos y la variedad en letra manuscrita negra justo debajo. Más abajo todavía se puede ver el nombre de la bodega y en la parte más baja de la etiqueta se indican la cosecha, el tipo de vino y la mención a la IP de la que proviene.

La etiqueta trasera también es alargada y estrecha, más corta que la frontal, también de color blanco, y en ella se puede ver el nombre del vino en la parte alta, del mismo color rojo que en la frontal, la mención al país en que se produce el vino, el tipo de vino y su zona de origen, así como el contenido de la botella de 750 ml. El lote y el contenido en alcohol aparecen en letras de impresora. Da la impresión como si el contenido de alcohol tuviera cierta variación entre lotes y lo fueran registrando según se va produciendo el embotellado. En este caso el lote muestra el 13,5% de contenido alcohólico. Más abajo se ven los datos de contacto completos de la bodega en Argentina. En la parte más baja de la etiqueta aparecen también los datos de la empresa en España.




























A la vista, el vino nos presenta un color picota muy oscuro, de capa muy alta, con reflejos marronáceos y produce, como no podía ser de otra forma después de la extensa explicación sobre el nombre del producto por parte de la Bodega, gruesas lágrimas con caída a velocidad media-rápida. El ribete, que degrada en diversos tonos de granate, tiene un aspecto globular. El vino deja posos en la copa, demostración de que no ha pasado por un proceso de filtrado o clarificación agresivo.

Olfativamente es intensamente afrutado, con mezcla de frutos rojos maduros, aunque también con notables trazas de frutos negros, en mi caso me pareció distinguir los higos pasificados y moras, y además una leve componente final de cassis. Destacan también toques anisados y notas achocolatadas y de maderas nobles y finas. Me parece un vino muy agradablemente complejo. Me gustaría añadir que no detecté las componentes vegetales que he podido ver en algunas notas de cata, que destacan notas de 'tallo de berejena'(...?).

En boca, presenta una buena homogeneidad en lengua y paladar, con taninos sedosos pero con cierto brío, más de lo que esperaba al leer sobre las características de la uva, y que corresponden a un vino joven, maduros y bastante golosos, la acidez está bien equilibrada. Longitud suficiente, y su permanencia más que correcta.

Su precio de alrededor de 10 € me parece ajustado a lo que nos proporciona el vino. He quedado positivamente sorprendido por la calidad del vino procedente de esta variedad, y recomiendo que lo probeis si teneis curiosidad y ganas de experimentar con uvas no tradicionales en nuestro país. Por si os interesa, el vino se puede adquirir a través de la página web de la bodega.

Tomé el vino, como no podía ser de otra forma, con un poco de tira de asado a la plancha, con un resultado magnífico.

Le doy una buena nota de 7,5/10. Me alegra que sea una empresa española la que produzca un vino de calidad fuera de nuestras fronteras.

domingo, 16 de octubre de 2016

Pasión de Bobal - 2014

Hoy os traigo un tinto de la D.O. Utiel-Requena, de Bodega Sierra Norte: el Pasión de Bobal, de la añada de 2.014.

Sobre la D.O. de nuestro vino de hoy y la variedad de uva autóctona ya hablamos en la entrada del Beso de Rechenna.

Sobre Bodega Sierra Norte, comenzaremos diciendo que tiene 4 sedes: una en Requena (embotelladora), a unos 70 km antes de llegar a Valencia por la A3 o Autovía del Mediterráneo, otra en Camporrobles (Viñedos y Bodega original), a unos 40 km al noroeste de Requena, otra en La Roda (viñedos y bodega), Provincia de Albacete, a 40 km al noroeste de la capital de la Provincia y la última en Jumilla (viñedos y bodega), Provincia de Murcia, aproximadamente a medio camino entre Albacete y Murcia.

Los orígenes de esta empresa se remontan a 1.914, con los primeros viñedos de Bobal (8.000 m2) que plantaron los antepasados de los fundadores de la bodega en la localidad de Camporrobles, a unos 40 km al noroeste de Requena, en una zona casi exclusivamente dedicada al cereal, por lo que se pueden considerar como pioneros en el cultivo de la vid en la zona. En los años '50 del siglo pasado, los hijos de los pioneros amplían las posesiones en 5,5 ha más, esta vez de Tempranillo, que en combinación conla Bobal deja muy buenos coupages. En los años '70 se aumentan los terrenos con 2,5 ha de Macabeo, y en 1.985 se añaden otras 10 ha, esta vez de Cabernet Sauvignon, introduciendo la conducción en espaldera, el riego y prácticas ecológicas de cultivo. En 1.994, Manuel y Lorenzo, la tercera generación de los viticultores originales, amplían de nuevo los cultivos con nuevas variedades como el Chardonnay, Merlot y Syrah, en 1.999 deciden emprender también la aventura de la elaboración, fundando en Diciembre Bodega Sierra Norte, comenzando el siguiente año a construcción de la bodega de Camporrobles. Posteriormente se va ampliando la sociedad, los viñedos y las bodegas con las oficinas en Requena, la bodega de La Roda (Albacete) con 70 ha de Verdejo, Viognier, Petit Verdot y Riesling, y la de Jumilla (Murcia), incorporando 150 ha más, principalmente de la variedad autóctona de la zona: la Monastrell.

Hoy en día la empresa controla unas 340 has de viñedo en las localidades antes mencionadas y en El Pinós, Alicante, produciendo vinos de protegidos or 5 D.O.'s: Utieql-Requena, Valencia, alicante, Jumilla y vinos de la Tierra de Castilla, bajo la Gerencia de Manuel Olmo y la dirección técnica de Javier Pardo. El mercado principal de la bodega es para exportación, un 80% de la producción, con presencia en 36 países de los 5 continentes.

Fuente: www.comerenvalencia.es

Los principales vinos que elabora y comercializa la bodega son:

- Pasión: Moscatel (blanco), Bobal (rosado), Bobal (tinto) y Monastrell (tinto)
- Cerro Bercial: Bobal (tinto), madurado en barrica (Tempranillo y Bobal), Crianza (Tempranillo y Bobal), Reserva (Tempranillo, Bobal y Cabernet Sauvignon, Blanco Selección (Cahrdonnay, Sauvignon Blanc y Macabeo) y Ladera de Los Cantos (Bobal y Cabernet Sauvignon)
- Fuenteseca: Blanco (Macabeo y Sauvignon Blanc), Rosado (Bobal y Cabernet Sauvignon) y tinto (Bobal y Cabernet Sauvignon)
- 1564: Blanco (Viognier, Chardonnay y Riesling) y Tintos, uno 100% Syrah y el Laude (Cabernet Sauvignon, Petit Verdot, Tempranillo y Merlot)
- Mariluna: Blanco (Macabeo, Chardonnay y Sauvignon Blanc) y tinto (Bobal, Tempranillo y Monastrell)
- Equilibrio: Monastrell y Syrah, 100% Monastrell y 100% Syrah
- Olcaviana: Blancos de Sauvignon Blanc, de Verdejo, de Chardonnay y tintos de Tempranillo, de Merlot y de Cabernet Sauvignon
- Ananto: Blanco (Macabeo), rosado (Bobal) y tinto (Bobal y Tempranillo)

Nuestro vino de hoy, el Pasión de Bobal, podría considerarse el buque insignia de la bodega, y está elaborado 100% con uvas de la mencionada variedad autóctona, procedente de viñedos con más de 60 años de edad de la finca Ladera Fuenteseca, a 920 m de altitud sobre el nivel del mar. La vendimia de las uvas se produjo a finales de Octubre, con selección manual de racimos a la entrada en bodega. Se realiza una etapa de maceración prefermentativa en frío para una mejor extracción de componentes aromáticos y mayor calidad de los compuestos polifenólicos, y una breve fermentación alcohólica a bajas temperaturas. Posteriormente se realiza la fermentación maloláctica en barricas de roble francés nuevas y envejece en ellas durante 6 meses, a los que siguen otros 6 meses de crianza en botella en ambiente controlado y posición vertical de las botellas. Antes de embotellar se realizan procesos de clarificación, estabilización y filtrado de la manera más respetuosa posible con el producto.

Esta añada recibió una Medalla de Oro en el prestigioso Mundus Vini 2.016 y una de Plata en el International Wine and Spirit Competition de 2.016. La añada de 2.012 fue calificada con 90 puntos de Wine Advocate.

El producto viene tiene una presentación elegante y llamativa en una botella borgoñesa de color carmelo oscuro, con una ancha etiqueta frontal en color blanco, con el nombre del vino en caracteres negros en la parte superior, con la variedad de uva en rojo justo debajo en letra itálica. Casi todo el resto de la etiqueta está ocupado por un dibujo de una vid con corazones rojos a modod  frutos en la punta de las ramas. La parte baja de la etiqueta se dekja para la añada y para la mención Product of Spain, claramente dedicado a la exportación.

La etiqueta trasera, también blanca, muestra de nuevo el nombre del vino y la variedad en la parte superior, seguidos de dos párrafos que hablan sobre la elaboración del vino en español e inglés. A continuación aparece la mención a la D.O. Utiel-Requena a la izquierda y los datos de la bodega a la derecha y en una línea más abajo, para terminar con los contenidos en volumen de la botella, de 750 ml y de alcohol del 13,5%.


























Visualmente nos muestra una superficie brillante y sin defectos, color picota oscuro, de capa alta y ribete granate con ribetes violáceos, que delatan su corto tiempo de crianza en barrica. Su agitación produce multitud de finas lágrimas de caída media- rápida.

Olfativamente presenta una intensidad media a copa parada, y sus primeros efluvios al agitarla son de una clara componente frutal, yo destacaría las cerezas y frambuesas maduras, así como un leve efluvio de endrina, un leve toque vegetal y herbáceo se entremezcla con aromas de tabaco, ahumados y ligeras maderas balsámicas que le dan un fondo muy fresco.

En boca se nos muestra como un vino bastante brioso, con homogeneidad en lengua y paladar, acidez bien controlada y unos taninos agudos y dulces, propios de un vino joven que puede seguir evolucionando en la botella. Según Manuel Olmo esto podría suceder hasta 2.018 aproximadamente. a partir de ese momento ya se estabilizaría. Posee un cuerpo medio y un destacable frescor balsámico. Un agradable amargor le da una apreciable longitud, y su permanencia es suficiente. Resulta un vino poco empalagoso si atendemos a lo que se puede encontrar con alguna frecuencia entre los vinos de Bobal 100%.

En mi opinión, el brío del vino le permite combinaciones con comidas especiadas.

Se trata de un muy buen producto, a un precio muy aceptable de alrededor de 7 €.

Le doy una buena calificación de 7,5/10. Si vais por Valencia, haceos con una botella, lo recomiendo ampliamente.

domingo, 9 de octubre de 2016

Prior Scala Dei - 2014

Hoy vamos a la D.O.C. Priorato (D.O.Q. Priorat en catalán) con un tinto de Cellers de Scala Dei: el Scala Dei de la añada de 2.014.

Sobre esta D.O. ya hablamos en la entrada del Camins del Priorat.

Para estudiar los orígenes de esta bodega ubicada en la localidad de Escaladei, a unos 50 km al oeste de la capital de la provincia de Tarragona, hay que remontarse a la fundación de la Cartuja de Escaladei por parte del Rey de Aragón Alfonso II el Casto en 1.194, aunque sus instalaciones se inauguraron en 1.215. Los monjes provenzales que la habitaron empezaron a elaborar vino alrededor del año 1.263. En 1.835, tras la desamortización de Mendizábal, la Cartuja fue abandonada por los montes y en 1.844 la propiedad, completamente arrasada, se subasta a 5 familias de la zona, que se reparten su propiedad. Esas familias fundan la Societat Agrícola de la Unió, que es el origen de la actual Cellers de Scala Dei. La sociedad embotella su primer vino en 1.878, y tiene inmediato éxito en la famosísima Exposición Universal de París de aquel año, cuando obtiene la medalla de oro. Diez años después repiten palmarés, esta vez como locales, en la Expo de Barcelona de 1.888. En 1.974 Cellers de Scala Dei se refunda, trayendo al mercado los primeros vinos modernos del Priorato.



El Grupo Codorníu Raventós entró en el accionariado de la bodega en el año 2.000 y en 2.009 promueve una renovación en su equipo técnico e introduce importantes cambios en los conceptos de elaboración de sus vinos, buscado la máxima expresión del terreno.

Hoy en día la bodega cuenta con unas 60 ha de viñedos propios principalmente de Garnacha, Cariñena, con algo de Cabernet Sauvignon y Syrah en unas 40 fincas diferentes, y se enfoca principalmente en la elaboración de tintos.

Los vinos que comercializa la bodega son:

- Pla del Angels (rosado de Garnacha)
- Scala Dei Garnatxa (viñas de entre 15 y 25 años)
- Prior Scala Dei (Garnacha, Cariñena, Cabernet Sauvignon y Syrah)
- Scala Dei Cartoixa (Garnacha y Cariñena)
- Masdeu Scala Dei (Garnacha de viñas de más de 40 años)
- St. Antoni D'Scala Dei (Garnacha de viñas de 1.945)
- Artigots d'Scala Dei (Garnachas viejas de una parcela específica)

Nuestro vino de hoy viene presentado en una botella borgoñesa de color caramelo oscuro, con una etiqueta frontal ancha, casi cuadrada, de color blanco, que contiene el nombre del vino en caracteres rojos en la parte superior, seguido de un párrafo en el que se resume en catalán el origen de la bodega. A continuación aparecen la añada y la mención a la D.O. a la izquierda y a la derecha el escudo de la bodega, para acabar en la parte baja con la mención a la bodega.

La etiqueta trasera es un poco más estrecha y rectangular, también blanca, y destaca en rojo el nombre del vino y de la D.O., para continuar con otro texto en catalán que nos habla de los viñedos y el suelo en el que crecen los frutos que dan origen a este vino.

La presentación me parece atractiva y demostrativa de un producto de calidad.

La elaboración del vino consta de un 55% de uvas de la variedad Garnacha, y un 15% de cada una de las otras variedades que se producen en los viñedos de la bodega: Cariñena o Samsó, Cabernet Sauvignon y Syrah, viñedos de entre 35 y 60 años plantados en terrazas entre 500 y 800 m con suelos de licorella. La recogida de la uva se realiza a mano y la fermentación se produce en tanques de acero inoxidable a temperatura controlada, con un tiempo de guarda posterior en barricas de roble francés y americano durante 12 meses, para culminar con un reposo en botella de al menos otro año antes de su comercialización.

A la vista, nuestro vino de hoy posee un hermoso color picota oscuro, sin defectos superficiales ni posos, de capa media-alta, con ribete granate y reflejos violáceos. El líquido produce multitud de lágrimas finas de caída a velocidad media por la pared de cristal de la copa.

Olfativamente, se trata de un vino complejo y agradable, de esos que en cada aspiración te dejan impresiones diferentes y nuevos matices. En él se pueden apreciar diferentes características de los diferentes frutos que aportaron mosto para su elaboración. Entre los aromas más notables destacaría una componente dominante de frutos rojos, entre los que destacaría quizá la fresa silvestre, seguido de las notas vegetales tan características en el Cabernet Sauvignon, a continuación un fresco y balsámico toque de maderas finas, que nos indican la calidad de sus contenedores de crianza, así como notas de especias del sotobosque mediterráneo, así como leves trazas de aromas florales al fondo y concentrándonos en la aspiración.

La componente balsámica se hace muy presente en el retrogusto.

En boca, encontramos un vino homogéneo en sensaciones, con acidez bien controlada, un paso sueve y elegante gracias a unos taninos dulces y amables, con cierto cuerpo y untuosidad glicérica, gracias a su contenido alcohólico, que tiene una longitud apreciable gracias a un agradable amargor final y permanencia más que aceptable.

En suma, se trata de un vino de calidad, buen exponente del prestigio de los vinos del Priorato y, por lo tanto, absolutamente recomendable. a un precio de unos 17 € me parece bien valorado.

Le pongo un 7,75/10 de nota. Si lo veis en venta, comprad una botella, no os defraudará.

viernes, 30 de septiembre de 2016

La Vicalanda - Reserva 2008

Volvemos hoy a la Rioja para hablar de este tinto de Bodegas Bilbaínas: La Vicalanda, un vino de Reserva de la añada de 2.008.

Bodegas Bilbaínas, S.A. está ubicada en la conocida localidad de Haro, en la subzona de La Rioja Alta. Se encuentra aproximadamente 50 km al este de la capital de la Comunidad Autónoma: Logroño.

Sobre la D.O.C. Rioja hemos hablado en otras oportunidades, como por ejemplo en las entradas del Marqués de Riscal, por lo tanto, nos concentraremos en la bodega que elabora nuestro producto de hoy.

Bodegas Bilbaínas, de la que se dice es la empresa embotelladora más antigua de La Rioja, posee 250 ha de viñedos. Ante la crisis de la filoxera en Burdeos, la empresa Savignon Frères et Cie se estableció en La Rioja en 1.859, en concreto en el Barrio de La Estación de Haro, con el objetivo de producir vino tinto para exportarlo a Francia. En 1.901 la empresa fue adquirida por un grupo de empresarios bilbaínos, que construyó en 1.904 una espectacular nueva bodega de 3.000 m2 en el subsuelo de la localización inicial. Sus vinos alcanzaron pronto buena fama, que le valió a la bodega la denominación de Proveedor de la Casa Real Española en 1.925 con su marca insignia: Viña Pomal. En 1.997 la bodega fue adquirida por el Grupo Codorníu Raventós, del cual hemos hablado hace algunas semanas en el artículo de uno de los vinos de otra de sus bodegas: el Intramurs de Abadía del Poblet. Desde entonces la bodega comenzó una nueva línea de vinos modernos y de 'alta expresión', entre los que destaca nuestro La Vicalanda.

Fuente: www.verema.com


Los vinos más conocidos de la Bodega son:

- El ya nombrado Viña Pomal, marca emblemática de la bodega, con sus blancos de Viura y Malvasía; de Garnacha; de Maturana Blanca y de Tempranillo Blanco; así como los tintos Crianza, Reserva, Centenario Reserva, Gran Reserva, 106 barricas, Alto de la Caseta. y los Vinos Singulares de Garnacha y de Graciano.

- Viña Zaco tinto (Tempranillo) y Blanco (Albariño)

- La Vicalanda Reserva y Gran Reserva.

Estos últimos se elaboran con uvas de la variedad Tempranillo, procedentes de viñedos propios con más de 30 años de antigüedad, y con rendimientos que no superan los 2 kg de uva por cepa. Las plantas se trabajan de forma manual para ir retirando, a lo largo del ciclo de la vid, todos los elementos que no contribuyan a una máxima calidad del fruto. Se realiza análisis de imágenes vía satélite para realizar mapas de vigor y de cosecha, que permiten adaptar la viticultura de cada zona de la plantación y separar los frutos por calidades para obtener un producto de matoy calidad. La recogida se realiza manualmente en cajas con un máximo de 18 kg y se transporta inmediatamente a la bodega para evitar cualquier maltrato en las uvas que puedan generar oxidaciones y fermentaciones prematuras del mosto.

Después de la vendimia, la selección manual de los racimos y uvas y, tras despalillado y estrujado se realiza una maceración lenta de entre 2 y 3 semanas para optimizar la extracción de polifenoles que aporten el color y la expresión del vino. Después de las fermentaciones alcohólica y maloláctica, se inicia la crianza en barricas nuevas de roble francés, durante un mínimo de 12 meses, para terminar con una afinación en botella de no menos de 24 meses. Todo ello se realiza bajo la supervision del enólogo Diego Pinilla, joven pero con experiencia internacional en bodegas de en diferentes países y continentes: Francia, Australia, EEUU y Chile.

Presentado en una botella bordelesa de color verde oscuro, personalizada con un relieve del escudo de Bodegas Bilbaínas, nuestro vino de hoy está identificado con una etiqueta frontal rectangular y larga, en tres tonos: blanco, crema y negro. La parte alta blanca nos muestra las iniciales del vino en dorado y su nombre en caracteres negros, mientras en rojo se muestra el tipo de vino y su añada. La zona central crema contiene una especie de manuscrito donde se describen su procedencia y vinificación: tipo de uva 100% Tempranillo procedente de viñedo en vaso tradicional, vinificación con fermentación de 3 semanas a 28 ºC, crianza en barricas bordelesas nuevas de roble Allier y tostado medio, con una capacidad de 255 l, durante 14 meses, y la crianza en botella de 24 meses. La parte baja en fondo negro muestra el nombre y logo de la Bodega en trazos dorados.

La etiqueta trasera es rectangular de tamaño mediano, con fondo blanco, y muestra un boceto del viñedo y el nombre y tipo de vino, seguido de la mención a la D.O. Rioja. En la parte central se describe el proceso de vinificación y una nota de cata, párrafos que se repiten en inglés a continuación. En la parte baja se ven los datos de contacto de la Bodega y los contenido de la botella de 75 cl y de alcohol del 14%. Me parece un etiquetado clásico y bien acoplado al producto.

Cabe destacar que nuestro vino de hoy, en esta añada de 2.008, calificada como Muy Buena por el Consejo Regulador de la D.O., ganó la Medalla de Oro en el Concours Mondial de Bruxelles, el Bacchus de Oro en el XI Concurso Internacional de la Unión Española de Catadores. The Wine Advocate de Robert Parker le otorgó 89 puntos a este vino.

Visualmente, La Vicalanda Reserva tinto muestra un color granate oscuro, con reflejos purpúreos en una superficie sin defectos y ribete que tiende a un punto intermedio entre ocre y naranja típico de la estancia en barrica. La capa es media-alta y deja multitud de lágrimas al agitar la copa, finas y de velocidad de caída media.

En nariz proporciona una agradable mezcla de dominantes frutales, donde efectivamente la frambuesa dulce y madura tiene especial protagonismo, combinada con una compleja mezcla de aromas especiados dulces como el regaliz, la vainilla y yo diría notas de canela. Siguen notas de maderas finas mezcladas con hojas de tabaco.

En retrogusto tiene cierto mentolado balsámico y las especias cobran un especial protagonismo en medio de una agradable complejidad.

Su paso por la boca no deja indiferente, pose un cuerpo suficiente, un tacto homogéneo en papilas y encías, una acidez presente y bien controlada que le da una agradable frescura, y taninos con cierto brío juvenil pero al mismo timpo dulces y agradables, que seguramente seguirán redondeándose conforme pase el tiempo en la botella en buenas condiciones de conservación. La longitud es suficiente, así como su permanencia en un retrogusto agradable como mencionaos anteriormente.

Lo tomamos en buena compañía de amigos con unas hamburguesas gourmet de Angus a la parrilla, que si no conoceis merece la pena probar! La mezcla de este vino con la jugosa carne de ternera irlandesa de la raza Black Angus con que están elaboradas esta hamburguesas se puede considerar un maridaje excelente.

El precio del vino ronda los 20 €, y me parece aceptable para lo que nos ofrece, aunque en esa franja tiene competidores muy serios tanto en su propia D.O. como en otras de nuestro país. Lo he visto en alguna ocasión en oferta en las tiendas del Aeropuerto de Barajas, creo recordar que a 17 €. A ese precio me parece una buena compra.

Me ha parecido un vino bastante agradable y de calidad, en mi opinión merecedor de algo más que esos 89 puntos de Parker. Yo le doy un 7,5/10 y considero recomendable probarlo.

domingo, 11 de septiembre de 2016

PQ Primicia - 2013

Hoy comentaremos un vino de la D.O. Ribera del Guadiana: el tinto PQ Primicia, de la añada de 2.013.

Sobre la extremeña D.O. Ribera del Guadiana hablamos con anterioridad en la entrada del Los Balancines, con el cual pudimos comprobar que esta tierra es capaz de darnos excelentes vinos, como también podremos comprobar este de hoy.

El vino es producido y embotellado por Viñas de Alange, S.A., en la localidad de Alange, a unos 80 km al este de la capital de la Provincia: Badajoz.

Esta bodega pertenece al conocido Grupo Alvear, cuya historia arranca en Trasmiera, Burgos, A principios del S. XVI se traslada a Nájera (La Rioja). Allí Juan Bautista García de Alvear y Garnica fue alcalde, y posteriormente fue destinado a Córdoba como administrador de Rentas Reales. Allí nace Diego de Alvear y Escalera, el primer integrante de la saga vitivinícola. Diego se traslada a Montilla y construye la Bodega Alvear en 1.729. Sus propiedades y producción van aumentando hasta que a finales de siglo lleva un cargamento de vinos a Inglaterra. Destaca en la saga la persona de Carlos Billanueva, asistente de Diego Alvear y Ponce de León, descendiente del primer Diego, que vino e Argentina y forjó la gran relación de esta bodega con aquellas lejanas tierras. De sus iniciales nace el Fino C.B., marca centenaria y más reconocida de la casa, elaborada con las mejores uvas procedentes de los pagos de uva Pedro Ximénez que posee la empresa en la Sierra cordobesa de Montilla y Moriles. A través de los siglos la Bodega ha mantenido su carácter familiar, estando hoy en manos de la octava generación. Hoy en día la bodega vende en el exterior el 40% de su producción a 25 países, entre los que destacan Gran Bretaña, Holanda, Japón, Canadá y Australia.

En colabroración con la familia Losada Serra, los Alvear fundan la bodega Viñas de Alange, en medio de la Finca Palacio Quemado, de 4.000 ha con viñedos de diferentes variedades. Desde 2.010, la bodega hace una restructuración, encargándose el grupo Envínate, a través de los conocidos enólogos Roberto Santana, Alfonso Torrente, Laura Ramos y José Angel Martínez. Desde enero de 2.015 forma parte de la Asociación Grandes Pagos de España, que defiende y propaga la cultura del Vino de Pago, producido en un terruño específico que refleja la personalidad de su suelo y clima.

Fuente: www.grandespagos.com

Aparte de nuestro vino de hoy, la bodega comercializa los siguientes vinos:

- Palacio Quemado Tempranillo
- Palacio Quemado Crianza (100% Tempranillo)
- Palacio Quemado Reserva (70% Tempranillo y 30% Cabernet Sauvignon)
- Palacio Quemado La Zarcita (ensamblaje de diferentes variedades sin especificar por la bodega)
- Palacio Quemado Los Acilates (ensamblaje de variedades de la parcela Los Acilates, sin especificar)

El PQ Primicia es un vino 100% Tempranillo, con pequeña mezcla de Garnacha y Syrah, de uvas seleccionadas procedentes de la Finca Palacio Quemado, con fermentación alcohólica y maloláctica realizada en depósitos de acero inoxidable, y 4 meses de crianza en barricas nuevas de roble francés. La Guía Peñín le otorga 90 puntos.

La comercialización del producto se realiza en botella bordelesa tradicional de color caramelo oscuro, con una etiqueta frontal blanca, pequeña y casi cuadrada, en cuya zona central aparece el nombre y añada del vino, con los caracteres "PQ" en color cobre y encuadrados, y el resto en negro. Abajo de esto se menciona el nombre del Grupo Alvear y se hace mención a la D.O., también en caracteres cobrizos.

La etiqueta trasera es de color blanco, rectangular y tampoco demasiado grande, y en ella se observa en la parte alta el nombre y añade del vino con el mismo diseño que la frontal, aunque en gris y negro, seguido de un par de párrafos donde se habla de la filosofía de elaboración del vino y una pequeña nota de cata. Es una presentación sencilla y de calidad.


Al escanciarlo en la copa, nos encontramos con un líquido de color cereza oscuro, de capa alta, con ribete granate con reflejos violáceos que nos hablan de la juventud del vino. Su superficie es brillante y libre de defectos. Al agitar la copa, produce multitud de finas lágrimas de caída paralela, a una velocidad más bien rápida.

Olfativamente, a partir de una intensidad aromática media a copa parada, ofrece al agitarla una inmediata y agradable explosión de frutos rojos muy maduros y dulces, entre los que destacaría las cerezas, seguida de notables efluvios de maderas finas y balsámicas maderas, muy bien integrados en el bouquet, que se completa con toques especiados dulces, como regaliz, e incluso algo anisados.

En retrogusto las finas maderas cobran incluso un poco más de protagonismo, y se igualan a la exhuberante frutosidad de la fase olfativa.

En boca, se trata de un vino muy homogéneo en papilas y lengua, bien controlada acidez que lo hacen fresco en combinación con sus componentes balsámicas, un cuerpo más bien ligero y, sobre todo, unos taninos muy dulces, amables y estructurados, que hablan muy bien de la calidad de la uva y de su procesado en la extracción del mosto. Tiene una longitud suficiente gracias a un agradable amargor, y una permanencia media, también suficiente en combinación con alimentos adecuados.

Lo tomamos con carne de cerdo a la sal, y la verdad es que funcionó perfectamente.

Por un precio de alrededor de 7 €, me parece una muy buena elección si nos queremos salir de las D.O. tradicionales.

Le doy un buen 7,5/10, y os recomiendo que compreis alguna botella si lo veis en algún comercio. Segundo vino que pruebo de esta D.O., y segundo que me gusta bastante.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Intramurs - 2014

Hoy traigo al blog un vino tinto de la D.O. Conca de Barberá, una de las Regiones que me faltaba por presentar: el Intramurs, de la añada de 2.014.

La bodega que lo elabora es Abadía Poblet, que pertenece al importante Grupo Codorníu Raventós, del cual hablamos extensamente hace unos meses en la entrada del vino Castell de Raimat.

Abadía Poblet nace del acuerdo entre la comunidad monacal cisterciense de Poblet (localidad situada a unos 50 km al norte de la capital de la Provincia de Tarragona) con el mencionado Grupo vitivinícola para retomar la tradición de elaboración de vinos que trajeron los monjes desde la Borgoña en el S. XVI. En los años '80 del S. XX el Grupo Codorníu acordó la explotación del viñedo de la comunidad monacal del Real Monasterio de Santa María de Poblet (que data de 1.151) y, después de años de mejora de las plantaciones y asentamiento de las viñas, construyó en el 2.000 la bodega que elabora los vinos de la explotación, principalmente a partir de la variedad Pinot Noir, de la que la bodega es referente a nivel nacional e internacionalmente reconocida.

Los vinos que elabora la Bodega, bajo la dirección del enólogo Josep María Gil, son:

- Abadía de Poblet: 100% Pinot Noir
- Intramurs de Poblet Negre: Tempranillo, Merlot y Cabernet Sauvignon
- Intramurs de Poblet Blanc: 100% Chadonnay
- Les Masies de Poblet: 100% Pinot Noir

Fuente: www.taulaseleccio.com

Como es tradición para las D.O. que estrenamos en el blog, hablaremos de la D.O. Conca de Barberá.

Esta D.O. es una de las múltiples áreas de elaboración de vinos en Cataluña. Como en muchas otras regiones de la Península Ibérica, sus antecedentes vitivinícolas se remontan a la época romana, perdiéndose posteriormente durante la ocupación musulmana. La reconquista de esos territorios por parte del cristiano Reino de Aragón, fomentó la recolonización de los territorios por parte de monjes cistercienses en el S.XII d.C., que fundaron el Monasterio de Santa María de Poblet, y los Caballeros Templarios que se establecieron en Barberá. Las técnicas de elaboración del vino que trajeron los religiosos han perdurado hasta nuestros días. Un nuevo esplendor se alcanzó a finales del S. XVIII y la primera mitad del S. XIX. La plaga de la filoxera frenaría ese esplendor, pero los viticultores de la comarca, por medio de asociaciones cooperativistas pioneras en España, se esforzaron por recuperar el viñedo y en 1.903 construyeron la primera bodega cooperativista del Estado Español.

Fuente: www.doconcadebarbera.com

La D.O. se estableció en 1.985, con su primer Reglamento, que fue modificado posteriormente en 1.989. Actualmente cuenta con 22 productores asociados. Se vendimian anualmente unos 15 millones de kg de uva, el 60% de variedades blancas.

Las variedades de uva reconocidas por la D.O. son:

Blancas Preferentes: Parellada, Chardonnay, Garnacha Blanca, Chenin, Moscatel de Grano Menudo , Sauvignon Blanc y Macabeo

Blancas Autorizadas: Moscatel de Alejandría

Tintas Preferentes: Trepat (autóctona), Tempranillo o Ull de Llebre, Monastrell, Garnacha, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot, Cariñena o Samsó, Pinot Noir y Syrah.

La densidad de plantación autorizada se encuentra entre 2.000 y 4.500 cepas/ha con una producción máxima de 120 Quintales métricos/ha. El rendimiento de mosto no podrá sobrepasar los 70 l por cada 100 kg de uva.

Los tipos de vino autorizados son:

- Vino espumoso
- Vino de aguja
- Vino rancio de Conca de Barberá
- Mistela de la Conca de Barberá
- Vino dulce natural de la Conca de Barberá

En el pliego de condiciones se establecen las características organolépticas que deben cumplir cada uno de los tipos de vinos, así como las características físico-químicas como acidez, contenido de azúcar, anhídrido sulfuroso, alcohol y gas carbónico. Se clasifican los vinos espumosos dependiendo su contenido en azúcar. Los vinos se clasifican también según los tiempos de crianza.

Por su parte, nuestro vino de hoy, el Intramurs tinto, de la añada de 2.014, calificada como 'Buena' por el Consejo regulador de la D.O., es elaborado con las variedades Tempranillo, Merlot y Cabernet Sauvignon. Hay poca información sobre el proceso de elaboración del vino en la web de la bodega, salvo que su vinificación se realizó en depósitos de acero inoxidable, con maceración prefermentativa a baja temperatura para potenciar su carácter frutal y fermentación a temperatura controlada. No dice nada de crianza, aunque en algunas páginas he visto que tiene 4 meses de permanencia en barricas de roble francés.

El vino se comercializa en una botella borgoñesa de color verde oscuro, con una ancha etiqueta blanca que muestra el nombre del vino, y cuya parte izquierda ocupa una artística letra "P", trazada con lazos multicolores. En la parte baja de la derecha de la etiqueta aparece el nombre del vino en atractivos caracteres inclinados en forma itálica, y a continuación el nombre de la bodega y la añada del vino, para terminar con la mención a la D.O.

La etiqueta trasera es también blanca y grande, y en la parte superior aparece de nuevo el nombre del vino, a continuación la mención a la D.O. La zona central está ocupada por tres párrafos que explican, en catalán, español e inglés, el origen monacal de la elaboración del vino. En la parte inferior izquierda aparecen el volumen de la botella de 75 cl y el contenido en alcohol del 13%, para terminar con los datos de la embotelladora, Conilisa, en Sant Sadurní D'Anoia.

Me parece una presentación sencilla, correcta y que da cierto toque de distinción al producto.


























A la vista, nuestro vino de hoy presenta un hermoso color guinda, límpido y brillante, de capa media-alta, con ribete tendiendo a un hermoso color púrpura, que da la medida de la juventud del vino.

Su intensidad aromática a copa parada en media, y la agitación de dicha copa produce efluvios con claras dominantes frutales de frutas rojas maduras, como fresas y frambuesas, con cierta complejidad procedente de notas especiadas dulces y secas, regalices y ligeros toques de pimienta, en mi opinión.

El recuerdo en el postgusto sigue siendo bastante frutal.

En boca, se trata de un vino homogéneo, con taninos vivos pero agradables como cabría esperar de su juventud y de la frutalidad de su olfato, de cuerpo medio, y una longitud y permanencia que a mi se me antojan suficientes. Su equilibrada acidez le da un toque fresco bastante agradable.

Me parece un vino que encaja bien con la típica butifarra catalana, y se me antoja que con carnes de aves en salsa puede encajar muy bien también.

Su precio de 8 € está bien ajustado a la calidad que ofrece, y es una buena selección de esta poco conocida D.O.

Le doy una nota de 7/10.